Los perros del curro

  • En una tranquila ciudad de España vivía  un  reconocido torero llamado 'El Curro.' Cerca del Curro se mudó un jovial chinito, quien no sabía pronunciar bien la erre. Una mañana, se encuentran los dos, y el chino le dirigió un cordial saludo: -'Buen día señol Culo'. Por supuesto, que al Curro no le hacía gracia, pero lo dejó pasar.  Durante la siguiente semana, había el mismo saludo.   El Curro no pudo aguantar más y se compró dos perros pastor alemán y los entrenó para  atacar al chino. Cuando el chino se acercó para saludarlo, el Curro le echó los perros.  Con suma rapidez, el asiático sacó dos cuchillos de los  pantalones, y se paró rígido en posición de defensa, listo para enfrentar los  perros.   El Curro se da cuenta que el chino va a cortar los perros, y pega un silbido.  Los perros entran a la casa.  Esto se repite varias veces, hasta que  el chino decide poner una denuncia en la comisaría.  El comisario le pregunta: -'¿Cuál es su problema?'  A lo que el chino responde: -'Mile señol comisalio, mi denuncia es polque los pelos del culo no me dejan  caminal.'  El comisario se quedó perplejo, pero le siguió la corriente  y dijo: 'Bueno amigo, pues córteselos.'  El chino respondió:  'Eso es lo que quielo hacel, pelo cada vez que los quielo coltal, el Culo silba y los pelos se van pala adentlo!'

Comentarios

0 comentarios